Ideas e inspiración

La diferencia entre raso y satén

Alt placeholder
Como cualquiera que haya estado haciendo compras de ropa de cama, puedo decirte que la diferencia entre raso y satén puede ser bastante difícil de identificar, a menos que estés acostumbrado a trabajar de cerca con los distintos géneros y tejidos. ¿Te ha sucedido esto alguna vez?
Por El equipo de Dutch Label Shop 2017-06-23

Cuando era apenas un principiante, recuerdo que me llamó la atención el parecido en la sensación y la apariencia que ambos tenían. Si estás pensando en crear algo con cualquiera de estos géneros, podría merecer la pena dedicarle un poquito de tu tiempo a refrescar los detalles sobre las diferencias entre los dos tejidos, especialmente en cuanto al mantenimiento y la durabilidad.

La primera cosa a recordar es que “raso” y “satén” no se refieren a la fibra; se refieren a la trama de la tela. El patrón de tejido único compartido por ambos tejidos es de cuatro hilos arriba y un hilo por debajo (en oposición al tradicional al que estamos acostumbrados, de uno arriba y uno bajo) Esto maximiza los hilos visibles en la parte superior de la tela, brindándole la suavidad y el brillo que son la marca registrada del lujo y elegancia de estos géneros. Del mismo modo, el otro lado de la tela tiene un aspecto de color mate, opaco, que permite establecer fácilmente un “lado derecho” y un “revés” de la tela.

HERMANOS CON DIFERENTE MADRE

Aunque el tejido es muy similar, en cuanto al aspecto y la textura, resulta que el raso y el satén están hechos de diferentes fibras. Originalmente, el raso se hizo de hilo de seda al 100%. De hecho, el raso de mayor calidad sigue siendo así. Para una mayor durabilidad, brillo máximo y la rentabilidad, sin embargo, el raso es ahora también hecho con nylon o poliéster – con frecuencia una mezcla de los tres. Aunque el raso hecho con fibras sintéticas tiende a no respirar tan fácilmente como la seda natural, el efecto de la tela es muy similar.

El satén, por otra parte, está hecho totalmente de algodón (a veces rayón). ¿No es sorprendente que el algodón pueda ser tan suave y brillante? Normalmente, las fibras de algodón utilizadas son separadas, peinadas o estiradas para lograr ese nivel de “sedosidad”.

Eligiendo

Dependiendo de tu proyecto, puedes encontrarte con que uno sirve mejor que el otro para darle vida a tu producción. La utilización del satén es muy popular en prendas de vestir – para todo, desde chaquetas de béisbol, ¡hasta lencería! Si tienes algunas pequeñas aspirantes a bailarinas en tu círculo interno, sus zapatillas de punta rosadas soñadas, estarán forradas con satén. También es ideal para tapicería de muebles finos. El satén es elegancia y suntuosidad suave.

El satén que está hecho a base de algodón, es (como ya habrán adivinado) un material más durable y resistente. Si estás cosiendo algo que requerirá un poco más de desgaste, este podría ser el camino a seguir. Esa es la razón por la que se utiliza con frecuencia para cosas como ropa de cama y cortinas.

Una diferencia significativa en el mantenimiento de las dos telas, es que el satén es lavable en lavadora; en cambio el raso, puede ser lavable a máquina, dependiendo de la mezcla de fibras, pero generalmente tiene que ser lavado en seco o a mano.

Por último, ten en cuenta cualquier posible alteración del color que desees incorporar al tejido. El satén se puede blanquear, teñir o imprimir con gran consistencia. En cambio el raso, se puede teñir en algunos casos, pero nuevamente, esto dependerá de la mezcla de fibra que lo componga y requerirá de un proceso ligeramente más laborioso.

Así que ese es el punto de la diferencia. Por eso, cualquiera sea la tela que termines usando para tu proyecto, recuerda etiquetarlo correctamente con su etiqueta de cuidado textil, para que los nuevos propietarios puedan seguir las instrucciones de cuidado y disfrutar de la tela, tanto como tú lo haces.